Alternativas cofrades a Haloween

Visto desde un punto de vista cristiano, un cementerio es un espacio santo de encuentro, de reposo, de oración y de recuerdo, y para nada es un lugar de miedo o espanto, como muchos pueden creer a partir de todo lo que rodea a Halloween. El camposanto es un entorno de luz frente a las tinieblas.  Es un ámbito de Resurrección y de Vida frente a la muerte, que no deja más que ser un tránsito efímero.

Por tanto, invitamos a los jóvenes a que tengan actitud crítica y de análisis. Está muy bien divertirse, faltaría más, pero sin perder las raíces o las tradiciones, ya que las generaciones venideras son depositarias de las heredadas de sus mayores. A buen seguro que esta noche muchos de nuestros jóvenes salen a celebrar Halloween con sus amigos y familiares, lo cual es un motivo de alegría, el poder compartir momentos festivos con los nuestros; pero debemos también saber qué celebramos los cristianos y cofrades en estos días.

Desde el punto de vista cofrade, noviembre es la continuación del mes de rosario, de octubre, con múltiples cultos y actos, y especialmente con la apertura de los columbarios, que son los espacios que hay en algunas parroquias o casas hermandad, donde reposan las cenizas de los familiares fallecidos.  Noviembre es mes de gastronomía y repostería tradicional, con los huesos de santo o los buñuelos de viento. Noviembre es mes de literatura y cultura con obras de teatro como Don Juan Tenorio. Y noviembre es el mes de ver Vírgenes Dolorosas vestidas de negro, bien en las capillas o bien en rosarios de difuntos o de ánimas por distintos barrios de Málaga.

Así, el sábado 31 de octubre veremos a la Virgen de la Encarnación por el barrio de Dos Hermanas.  Un día después, el domingo 1 de noviembre por la noche, como no, paseará la bella Virgen del Carmen del Perchel por el alrededor de su típico barrio, acompasada por la banda de música de la cofradía de la Expiración. Y finalmente, el lunes 2 de noviembre le tocará el turno a la Virgen de la Esperanza y Refugio de los Ancianos, que bajará desde el Asilo de los Ángeles, con los sones musicales de la Sinfónica de la Trinidad.

En resumen, un puente para pasárselo bien, eso sí, sin olvidar las tradiciones.