Crónica de una presentación

La cuenta atrás del twitter Cofrades de Gamarra terminó el pasado 2 de marzo.  Casi sin quererlo había comenzado una Cuaresma frenética, en la que, además, el Colegio recibió la visita del más ilustre de sus vecinos, el Nazareno del Perdón de la querida hermandad de Nueva Esperanza, que arrastró su pesado madero por los oscuros jardines del recinto, levemente iluminado por la cera de sus hijos cofrades.

Se cumplieron todos los plazos previstos. Se aunaron todos los esfuerzo del escultor, los orfebres, las modistas, el vestidor, los fotógrafos, el creador del documental, los presentadores del acto, los transportistas, los organizadores, los protectores y tanta gente que se ha visto involucrada en que la Virgen del Buen Camino sea ya una realidad.

Se ha logrado que la aparición de Nuestra Purísima Madre haya sido una sorpresa para todos. No ha habido filtraciones, tan habituales hoy en día, por lo que hay que agradecer cómo el taller y los más directos allegados han guardado como oro en paño el secreto de una bella efigie que nos mira cara a cara de manera casi humana.

La cita era en Ars Málaga, un lugar emblemático en la cultura y la iglesia malacitana. Y la Providencia ha querido que la sala donde se presentó la Dolorosa, antigua capilla-oratorio del Palacio, estuviese presidida por el inmenso cuadro de las Ánimas de Santiago, obra de Niño de Guevara, que fue todo un lujo para enmarcar a la nueva Virgen, en una histórica fusión artística y devocional del pasado y del presente en la ciudad de Málaga.

Fue una alegría comprobar que la sala se quedó pequeña, aunque pedimos disculpas por la incomodidad de algunos de los asistentes que tuvieron que permanecer de pie durante todo el acto. Y más regocijo aún fue la disparidad del público, donde se unían jóvenes alumnos, con padres, antiguos alumnos, profesores, allegados, cofrades en general y sobre todo la presencia de una representación de las Hijas de Jesús en Málaga.

El documental de Álvaro López dejó a todo el público sobrecogido y no es una exageración. En cinco minutos se resumió el proceso de realización de la imagen desde que fue una idea en un boceto a papel, hasta que el escultor le dio las últimas pinceladas de policromía.  Se puede afirmar, sin exageración, que estamos ante el mejor documental sobre esta temática de los conocidos hasta ahora, digno de ser proyectado en cualquier medio a nivel nacional.

Entonces llegó la hora de presentar a la Virgen en sociedad. Se retiró la pantalla donde se había proyectado la película y un estruendoso aplauso de varios minutos inundó la sala. El escultor tuvo que levantarse a saludar a los presentes y unas lágrimas de agradecimiento y emoción surcaron su rostro. Habían sido meses de trabajo que recibían un merecido reconocimiento público.

La escenografía de la presentación fue tan sobria como impactante. Un estudiado juego de luces (agradecemos a Miguel Ángel Blanco su labor en esto) y una simple peana blanca ofrecían todo el protagonismo a la Madre de Dios, cuyo halo parecía reflejarse en el del cuadro de Niño de Guevara, mientras los actores del lienzo miraban de reojo.

Por su parte, todo un lujo el plantel de oradores. En primer lugar el comunicador Francisco Javier Jurado (pincha aquí para ver el vídeo de su intervención), Coco, introdujo el acto, con una salutación llena de emoción, teniéndole que agradecer la excepción que supuso su presencia en un año tan señalado como éste de 2017 en que va a pronunciar el pregón de la Semana Santa de Málaga.

El buen amigo Coco cedió el testigo al cofrade, hermano de Zamarrilla y mejor persona, José Jiménez Guerrero (pincha aquí para ver el vídeo de su intervención), en un mano a mano entre pregoneros de la Semana Santa de Málaga,  que durante una media hora ilustró a los presentes en los pormenores artísticos, históricos y devocionales tanto de la imagen como de su advocación. Sin duda fue una conferencia amena y sentida, que los Cofrades de Gamarra guardaremos como un tesoro, y en especial su plegaria a la Virgen con la que terminó sus palabras. El acto lo cerró el propio autor que volvió a dar las gracias (pincha aquí para ver el vídeo de su intervención).

Entonces llegó el momento esperado por muchos, el de acercarse a ver y disfrutar de la efigie cara a cara. Se acercaron un gran número de personas, que inmortalizaron con sus cámaras el momento, con fotografías históricas, el autor, presentador, hermanos mayores, cofrades, profesores, etc. etc.

Los padrinos de la talla, la Congregación de las Hijas de Jesús y la Archicofradía de la Expiración, que verificarán su padrinazgo el próximo viernes 31 de marzo durante la bendición de la efigie, también estuvieron presentes y nos acompañaron en este momento tan especial. Por parte de la Congregación, fueron la actual representante de la titularidad, Rosario Hernangómez, la superiora de la comunidad ampliada de Gamarra, Lola Giménez, y la anterior titular y directiva de la Asociación Cofrades de Gamarra, Mª del Pilar Linde las personas que estuvieorn presentes. Representando a la Archicofradía de la Expiración, tuvimos el honor de contar con cofrades expiracionistas de reconocido prestigio, como Amando Alonso y Luis Ruiz del Portal, directivos vinculados a la cofradía perchelera de toda la vida, así como de Ángeles Alonso, actual teniente hermana mayor de la Archicofradía y Luis López-Cózar, directivo responsable de la Banda de Música de la Archicofradía, que nos acompaña cada Viernes de Dolores en la procesión.


Agradecer desde estas líneas la paciencia y comprensión de los responsables de Ars Málaga con la duración del acto, en un marco único, con unos centenares de privilegiados que quizá recordarán estos momentos por siempre, y que es la continuación de una bella historia que solo acaba de comenzar.